Sistemas de soporte a la toma de decisiones clínicas: qué son, por qué existen y cómo los ponemos en práctica

La complejidad de la decisión clínica

Cuando hablamos de toma de decisiones clínicas nos referimos al conjunto de acciones realizadas por los profesionales sanitarios que determinan el curso del tratamiento de sus pacientes. Es un concepto enormemente amplio y diverso que abarca desde el diagnóstico al tratamiento, pasando por muchos otros aspectos relacionados con la actividad asistencial.

El ejercicio de la medicina es una especie de simbiosis entre ciencia y arte: la formación adquirida, los conocimientos recibidos, la experiencia e incluso la intuición se combinan para que de toda esa unión nazca la decisión que cada profesional considera más adecuada y correcta para cada paciente y en cada situación. Como si eso fuera poco, también influyen otras variables como el costo de las pruebas diagnósticas o los tratamientos, los insumos que pueda haber o no disponibles, y hasta factores todavía más intangibles como pueden ser el contexto socioeconómico y cultural de los pacientes.

Esta complejidad lleva a que, por ejemplo, los errores médicos sean la 3ª causa de muerte en EEUU y a que en UK 40.000 personas mueran anualmente como consecuencia de este tipo de problemas.

Es por todo esto que existen distintas estrategias para minimizar la incertidumbre y/o la variabilidad a la hora de esa toma de decisiones. Estas estrategias incluyen: metodologías de trabajo colaborativo entre pares, sistematización de protocolos, guías médicas, nuevas filosofías que colocan al paciente en un rol más decisor, y, en los últimos tiempos, nuevas herramientas tecnológicas que dan soporte a los profesionales.

La tecnología como herramienta

Los sistemas de soporte a la toma de decisiones clínicas (CDSSs por sus siglas en inglés) engloban distintas soluciones: desde aplicaciones para visualizar, procesar y ordenar datos de pacientes para que los profesionales puedan acceder fácilmente; hasta algoritmos, alertas, o recomendaciones que se generan de forma automática. 

También se pueden incluir dentro de esta denominación al conjunto de herramientas pensadas para que los pacientes accedan fácilmente a información sobre sus patologías y que agilicen la comunicación entre sus profesionales tratantes, o herramientas de seguimiento y monitoreo remoto.

Estos sistemas de soporte a la toma de decisiones son simplemente eso: un soporte. En sí mismos, en el vacío, carecen de sentido. Son herramientas que tienen que estar, por sobre todas las cosas, en función de las personas a las que sirven, para empoderarlas y para ayudar a que cada profesional pueda centrarse en generar valor de manera óptima, con la sensibilidad y la empatía que estos sistemas carecen. 

Para que eso suceda, estos sistemas tienen que cumplir una serie de requisitos.

Requisitos para la efectividad de los sistemas de soporte a la toma de decisiones clínicas

  • Tienen que contar con la información correcta.

Estos sistemas se basan en proveer al paciente, médico o cualquier individuo de información concreta y correctamente procesada. Esta información debe estar basada en la evidencia científica y debe ser pertinente al contexto.

  • Tienen que hablarle a las personas indicadas.

Los sistemas deben presentar la información a las personas que puedan influir o determinar en ella. En este sentido, las personas correctas pueden ser médicos, enfermeras o incluso, los propios pacientes.

  • Tienen que estar presentadas en un formato idóneo.

Es fundamental determinar claramente el mejor formato para que sea útil y accionable, personalizada y adaptada a cada perfil.

  • Tienen que transmitirse en el canal correcto.

Según a quién se esté hablando, estos canales pueden ser historias clínicas electrónicas, portales de pacientes, o hasta aplicaciones móviles.

  • Tienen que disponibilizarse en el momento adecuado.

La disponibilidad y la accesibilidad de la información es crucial para asegurar la fiabilidad en la toma de decisiones. Por eso, nada de todo lo presentado tiene sentido si estos sistemas no se integran de forma correcta a los procesos de trabajo de las personas y/o las organizaciones.

Entonces, ¿qué concluimos sobre los sistemas de soporte de toma de decisiones?

Los CDSSs son herramientas que pueden generar mucho valor a todos los actores del rubro de la salud, pero como todo en esta industria, requieren de una implementación a medida y adaptada a cada caso de uso. 

En Laba creemos que utilizar este tipo de sistemas es fundamental para disminuir el riesgo de errores humanos prevenibles, incrementando el éxito de los diagnósticos y tratamientos, y aumentando la seguridad de los pacientes. 

_________

Si estás interesado en asesoramiento sobre estos sistemas de soporte y querés usarlos, ponete en contacto con nuestro equipo aquí. (link a página de contacto)